Marketing social y fans haciendo la gallina

Via @tatxe recuperamos este post de Andrés Pérez en PuroMarketing que se nos había pasado: ¿Clientes o fans? El gran dilema

Dice muchas cosas… y todas ellas importantes. Seguro que se podrán matizar algunas de sus aseveraciones porque van directo al grano: sin ambages ni cariñitos. Y quizás por eso olvide matices relevantes. Pero son eso: matices. Lo gordo y serio, lo dice con una claridad meridiana.

Volvamos al título del post de Andrés Pérez. La pregunta es sencilla: O fans o clientes.

Si a estas alturas del partido tienes dudas de qué responder tienes un serio problema. Cuando te dedicas al marketing te dedicas a vender (con honradez, con coherencia, respetando y fomentando una ética y una praxis noble, etc… ¡Pero de dedicarnos a algo, nos dedicamos a vender!)

Un ejemplo sencillo. Durante los últimos meses hemos asistido -no sin cierto estupor- como marcas de cierto prestigio en el sector del ocio de invierno se concentraban en engordar la bolsa de fans y seguidores en sus redes con el objetivo: “ya veremos luego que hacemos con ellos, pero vamos a ir captándolos”

Promociones, descuentos, regalos, sorteos. Una retahíla de acciones -que si bien tienen sentido en la fase de lanzamiento para generar visibilidad- son muy débiles si lo que persiguen es consolidar relaciones. Vistos los números esos fans/seguidores parecen salidos de “Toma el dinero y corre” Seguro que estarán muy contentos con las cifras de captación, pero ya tengo mis dudas de su rentabilidad para el negocio si lo que se analiza es el retorno y valoración de esa acción.

La primera en la frente: ausencia clara de estrategia en las Redes Sociales a cambio de abrazar una obsesión -casi compulsiva- por no quedar atrás respecto a los números de la competencia. En otras palabras: volumen sin sentido.

Y entre toda esa obsesión por captar esa supuesta masa crítica (que más bien parece “acrítica”) Andrés Pérez plantea en su post algo que nos ha gustado mucho: la reflexión de la gallina.

Supongo que todo esto está relacionado con esa ley no escrita en dospuntocerolandia que dice que es “muy feo” utilizar los blogs y las redes sociales para vender. Lo políticamente correcto es compartir, cooperar, consensuar, colaborar, conversar y todo ese Co-co-co-co. Es como si La Red fuese un enorme Festival de Sundance en el que no se permite el cine comercial. O como esos anuncios maravillosos, originales o divertidos de los que no sabes o no recuerdas lo que tratan de venderte.

¡¡Cuánta verdad encierra este párrafo!!

El matiz que le podríamos hacer al post de Andrés Pérez es que tampoco podemos entrar en el estadio de “vender” en las Redes Sociales con nuestros seguidores / fans como si éstos fueran compradores cautivos. Es decir, planteando un bombardeo de mensajes comerciales.

Y aquí es donde también se plantea el otro extremo casi tan malo o peor que la obsesión por captar. Pasamos de capturar fans a bombardearles con ofertas casi sin haber explicado ni a qué vamos a jugar ni cuáles serán las reglas del juego en esta interacción. Lógico: sin estrategia ni hoja de ruta lo lógico es que cuando las marcas se hartan de captar pasen a querer vender sin otra continuidad que el “cómo tú eres ahora mi follower o fan, por cada mensaje de buen rollo que publico te voy a meter una oferta. Y así, por una mera cuestión de porcentaje y probabilidades sobre el volumen de fans, fijo que vendo algo” Modélico si lo que quieres es hundirte.

En el fondo subyace que a determinadas marcas les da terror preguntarse ya no sólo el “por qué ahora estar ahora en las redes sociales” sino algo de mucho más calado “Para qué estar ahora” Resolver esta incógnita supone plantear antes muchas cuestiones relacionadas con la estrategia de la marca y de sus productos. Casi nada.

Pero eso es motivo de otra reflexión ;-) )

Este post no tiene artículos relacionados.



Leave a Reply